tel (0336) 272-537 / (0336) 270-770 cel (0972) 570-000 / (0981) 138 527 / (0976) 855 800 sms (0981) 138 527 wasa (0981) 138 527 face Facebook twitter Twitter
amambay 570
Condena a rugbistas: los fallos y sus participaciones en el crimen de Fernando

El Tribunal de Dolores dictaminó que cinco de los ocho imputados reciban prisión perpetua. Los puntos claves que complicaron a cada uno.

2023-02-06 15:10:51 PM
Condena a rugbistas: los fallos y sus participaciones en el crimen de Fernando

-Máximo Thomsen (23), prisión perpetua, como coautor de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.

Máximo Thomsen.

Nació el 27 de noviembre de 1999. Era estudiante en el profesorado de educación física y quería ser kinesiólogo de alto rendimiento. Fue sacado por la fuerza del boliche “Le Brique” de Villa Gesell y en el juicio fue señalado por testigos como uno de los que pateó en la cabeza a Fernando, cuando ya estaba caído en el suelo.

Al declarar ante el tribunal dijo que “jamás” tuvo “intenciones de matar a alguien” pero reconoció como propia la zapatilla con sangre de la víctima que dejó su impronta en el rostro del joven asesinado.

Pidió “disculpas” a la familia de Fernando, y en sus últimas palabras antes de la sentencia sostuvo: “Jamás pensé que algo así podría llegar a pasar. Ojalá pudiera volver el tiempo atrás y revertir todo esto. Estoy muy arrepentido”.

-Ciro Pertossi (22), prisión perpetua, como coautor de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves” -Enzo Comelli (22): prisión perpetua, como coautor de “homicidio doblemente agravado por el concurso

premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.

Nació el 8 de mayo de 2000. Testigos los identificaron como uno de los primeros en golpear a la víctima frente al boliche. La fiscalía y los abogados de la familia de Fernando consideraron probado que le dio una trompada “a traición” desde la derecha, y que luego siguió pegándole cuando ya estaba en el piso.

Imágenes aportadas a la causa y exhibidas en el juicio lo muestran “chuparse los dedos” con sangre cuando fue interceptado por personal policial. Fue quien, casi una hora y media después del ataque, escribió en el grupo de WhatsApp que compartía con el resto del grupo: “Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie”. Fue hallada sangre de la Fernando en su pantalón.

Al declarar en el juicio confirmó que era quien aparecía en uno de los videos que captaron la agresión, pero dijo que no pateó a la víctima porque advirtió que estaba tirada en el piso y se contuvo.

-Blas Cinalli (21), 15 años de prisión, como partícipe secundario de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.

Blas Cinalli

Nació el 18 de abril de 2001. Fue el único imputado que no fue mencionado puntualmente por ningún testigo, pero rastros de ADN compatibles con su perfil genético fueron hallados debajo de una uña de la víctima. Para la fiscalía, “no hay dudas” de que fue uno de los agresores directos.

De acuerdo a capturas exhibidas en el juicio, tras el crimen intercambió mensajes con un amigo, a quien escribió: “Nos peleamos. Ganamos contra unos chetos, los rompimos”, “creo que matamos a uno”, “le dimos murra a uno con el ‘perto’, lo recargamos a palo, pero mal. Nos vinimos corriendo a la casa”, “yo sólo quiero tomar vino y fumar flores”.

Al declarar, dijo que “no hubo ningún plan” y que “en ningún momento” le pegó a la víctima. En sus palabras finales, sostuvo: “Quiero pedir disculpas a todas las personas afectadas por lo que pasó. Es algo que duele muchísimo hasta el día de hoy.

-Enzo Comelli (22), prisión perpetua, como coautor de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.

Nació el 25 de febrero de 2000. Al ser detenido presentaba un “hematoma sobre el labio inferior”. Testigos lo reconocieron como el otro imputado que agredió inicialmente a Fernando, en su caso desde la izquierda. Un amigo de la víctima declaró que ese golpe “lo dejó arrodillado”

Según la acusación, con esa agresión “casi al unísono” Comelli y Ciro Pertossi lograron “tomarlo desprevenido”. Antes del inicio de los alegatos, el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) incautó su teléfono celular y el de Blas Cinalli, por presuntas interacciones con cuentas que los apoyaban en Instagram.

​Fue uno de los tres que no declaró en el juicio. En sus últimas palabras ante el tribunal, pidió “perdón” a la familia de Fernando y también a la suya, y a “todas las personas afectadas por este hecho aberrante”.

-Luciano Pertossi (21), prisión perpetua, como coautor de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.

Luciano Pertossi

​Nació el 29 de enero de 2001, es el menor del grupo. Es hermano de Ciro. Fue reconocido por testigos como uno los agresores de Fernando. Una joven declaró en la causa que fue quien dijo “quedate tranquilo que me lo voy a llevar como trofeo”, mientras golpeaba a la víctima en la cara. Rastros de sangre de Fernando fueron hallados en prendas suyas.

Según la acusación, en las filmaciones exhibidas en el juicio se ve que participa de la golpiza. Fue el primero en romper el silencio en el juicio, solo para negar que fuera quien aparecía en esas imágenes.

En las últimas palabras, pidió perdón a los padres de la víctima, y dijo que “nunca” quiso “participar de una pelea en la que fallezca una persona”. “Pido mil disculpas por todo lo malo. Lo que ustedes decidan va a ser lo correcto. Le pido a Dios que sea algo bueno para todos”, expresó ante los jueces.

-Lucas Pertossi (23), 15 años de prisión, como partícipe secundario de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.

Nació el 25 de febrero de 1999, es el mayor del grupo, y es primo de Luciano y Ciro. Es técnico en seguridad e higiene. Filmó con su iPhone el momento en que fueron expulsados del boliche y luego el inicio del ataque, hasta que dejó de grabar la golpiza, según entendió la fiscalía, para sumarse a la agresión.

Tras el crimen, envió un audio al resto de los imputados: “Estoy acá cerca donde está el pibe y están todos ahí a los gritos, está la policía, llamaron a la ambulancia… caducó“. Al declarar en el juicio en la última audiencia, dijo que solía grabar distintas escenas con su celular, y por eso lo apodaban “Croniquita” e “Intento de influencer”.

Según la fiscalía, “aparte de agredir a Fernando, es una de las personas que también libera la zona a los efectos de la que el ataque se pueda realizar”. También pidió disculpas a la familia de Fernando en sus palabras finales, dijo estar “muy arrepentido por todo lo que pasó” y “muy triste por todo lo sucedido”. Señaló además: “Nunca tuve intención de matar a nadie ni participar de un asesinato”.

-Matías Benicelli (23), prisión perpetua, como coautor de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”.

Matías Benicelli

Nació el 5 de noviembre de 1999. Trabajaba en un taller de chapa y pintura. Fue quien abrió la puerta a la policía a las 10.30 del 18 de enero de 2020, cuando se ordenó la aprehensión del grupo en la casa que alquilaba en Gesell.

Un testigo lo ubicó como un “agresor directo” de Fernando, otro lo situó “agrediendo también a un amigo” y un restante lo identificó como quien le gritaba a la víctima “a ver si volvés a pegar, negro de mierda”.

Tampoco declaró durante el debate oral, y solo se expresó al momento de las últimas palabras: “Quiero pedir perdón a la familia de Fernando. Nunca quise que esto pasara. Nunca tuve la intención de matar a nadie. Todos los días lo pienso. Ojalá pudiera volver el tiempo atrás”.

-Ayrton Viollaz (23), 15 años de prisión, como partícipe secundario de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, en concurso ideal con lesiones leves”

Nació el 9 de mayo de 1999. Es técnico electromecánico. Es el único del grupo que no tenía teléfono celular al momento del viaje a Gesell. Para la fiscalía fue quien dio “la señal de ataque”.

El abogado Fernando Burlando, representante de los padres de la víctima, apuntó en el mismo sentido: “Procede a dar la orden que iniciará el ataque: ‘Es ahora, vamos, es ahora'”. Testigos lo identificaron como uno de los que evitaba que Fernando fuera ayudado.

El fiscal Juan Manuel Dávila sostuvo que “no hay ninguna duda” de que fue otro de los agresores directos, lo que guardaría relación con lesiones que presentaba en los nudillos al ser detenido. Optó por no declarar durante el juicio. Al momento de las últimas palabras, pidió “perdón a la familia de Fernando” y se mostró “muy arrepentido de todo”. /clarín / hoy/


Comentarios

2024 - RADIO AMAMBAY 570 AM. Derechos Reservados / Política de Privacidad

HOSTIPAR Hosting y Streaming en Paraguay