tel (0336) 272-537 / (0336) 270-770 cel (0972) 570-000 / (0981) 138 527 / (0976) 855 800 sms (0981) 138 527 wasa (0981) 138 527 face Facebook twitter Twitter
amambay 570
“He tomado 85 Valiums, moriré en una hora”: el día en que Elton John casi se mata

Durante su época de oro, el músico inglés luchó contra una crisis de identidad que lo llevó a toda clase de adicciones y a una profunda depresión

2024-01-20 10:38:40 AM
“He tomado 85 Valiums, moriré en una hora”: el día en que Elton John casi se mata

En los últimos días, Elton John ha vuelto a dar mucho que hablar gracias a que oficialmente se convirtió en un artista EGOT, es decir, se ha vuelto uno de las muy pocas celebridades a nivel mundial que han logrado ganar un premio Emmy, un Grammy, un Oscar y un Tony.

Elton venía de brindar una gira mundial de despedida con una recaudación sin precedentes que la convirtió en la más lucrativa de la historia (aunque cierta chica rubia está por arrebatarle el título).

Sin lugar a dudas, este último año todos pudieron ver a Elton John cosechar el fruto de una vida dedicada a la música y al espectáculo, pero sobre todo, dedicada a romper toda clase de estereotipos.

¿Cómo un pianista tímido y homosexual de los suburbios de Londres podría convertirse en una estrella de rock en los años 70′s? Lo que es más, ¿cómo logró pasar la prueba del tiempo y hacer que sus canciones siguieran siendo cantadas por las generaciones más jóvenes?

Lo cierto es que no fue un proceso fácil, pues mientras los estadios se llenaban, los discos se agotaban y los premios se acumulaban, Elton tenía una desgarradora lucha contra sí mismo, la cual en más de una ocasión estuvo a punto de costarle la vida.

Elton John debutó en 1969 con el álbum Empty Sky. Tuvo un éxito rotundo para ser su primer disco con alrededor de 3 millones de copias vendidas en aquel entonces. No obstante, sería su segunda producción discográfica titulada simplemente Elton John la que convertiría al músico en un fenómeno mundial, con piezas como Your Song, Take me to the Pilot y Rock & Roll Madonna.

En cuanto Elton tocó la cima, los excesos llegaron prácticamente de inmediato, y el sumiso chico que nació como Reginald Kenneth Dwight no tardó en “convertirse en un monstruo”, como el mismo artista confesó tras el estreno de su película biográfica Rocketman.

“En este periodo de mi vida que estamos mostrando, hice más en esos 20 años que lo que la mayoría de la gente hace en toda una vida. Me comporté como un monstruo en ocasiones y fui completamente irracional, y así es la vida cuando eres un artista”, dijo Elton John que durante su época dorada se la pasaba completamente alcoholizado, drogado y sufriendo de bulimia.

Para el público, Elton era la estrella más brillante del firmamento, pues al final del día se esforzaba en serlo con aquellos conjuntos escandalosos con los que subía al escenario. Para sus amigos, era el que podía dejar limpia una mesa repleta de cocaína en una noche y buscar más por la mañana, pero en sus momentos de soledad, Elton John volvía a ser el pequeño Reginald, odiándose a sí mismo por tener que convertirse en otra persona para que la gente lo amara.

“Caminaba por la casa, no me bañaba en tres o cuatro días, me quedaba despierto viendo pornografía todo el tiempo, bebía una botella de whisky al día. Y también era bulímico, así que no comía en tres días, luego me atiborraba de seis bocadillos de tocino y medio litro de helado y lo vomitaba. Luego me duchaba y volvía a empezar todo el proceso. No había autoestima en absoluto. Era jodidamente horrible. Miras atrás y piensas, ¿cómo demonios pude hacer eso? Pero lo hice”, declaró Elton en una entrevista con The Telegraph de 2010.

Y así pasaron los años: en el escenario aplausos y ovaciones, en la alcoba lágrimas y mareos. Esta dualidad llegó a su punto cumbre en 1975, aquella tarde en que Elton intento matarse.

Tras haber dado dos shows históricos en el Estadio de los Dodgers de Los Ángeles, e inaugurar su propia estrella en el paseo de la fama de Hollywood, Elton brindó una fiesta en su mansión de Benedict Canyon. Entre los invitados a la reunión se encontraba su madre y su abuela, quienes vieron a un Elton de entonces 28 años acercarse completamente ido a la piscina y pronunciar las siguientes palabras: “He tomado 85 Valiums, moriré en una hora”, y de inmediato, se tiró al agua.

En su libro His Song: The Musical Journey of Elton John, la periodista y escritora Elizabeth Rosenthal compartió que Elton recobró sus deseos de vivir prácticamente de inmediato y pataleó para poder salir a la superficie. No es muy claro cuanto tiempo pasó o si alguien trató de sacar al músico de la alberca, pero el guitarrista Caleb Quaye asegura que vio a un equipo médico tratando de regresar a Elton a la vida, afortunadamente con éxito.

El Valium es un medicamento recetado para la ansiedad, misma que rápidamente desarrolla adicción y además de resistencia en el paciente; esto quiere decir que cada vez se necesita más dosis para lograr los efectos deseados. Depresión, vértigo, presión arterial baja y dolor de cabeza, son algunas de las consecuencias de consumir Valium, pero un caso de sobredosis, el cuerpo puede entrar en coma y posteriormente a la muerte.

Tuvieron que pasar 35 años, en aquella entrevista con Telegraph, para que Elton John contara su versión de la historia de este infame día que incluso fue plasmado en Rocketman. El músico le dio poca importancia al asunto, asegurando que era común entonces que hiciera una rabieta de vez en cuando y que en realidad no tenía intenciones de suicidarse. Sin embargo, aceptó que en aquellos años era una persona desdichada lidiando consigo mismo.

“Fue el estrés. Llevaba cinco años trabajando sin parar. Pero era típico de mí. De ninguna manera iba a suicidarme haciendo eso. Y, por supuesto, mi abuela salió con la frase perfecta: ‘Supongo que todos tenemos que ir a casa ahora’”.

Esta época la recuerda Elton como “un completo y absoluto borrón”, y por supuesto, este ejercicio de mantenerse al borde de la muerte fue una constante.

“Hubo momentos en los que estaba convencido de que iba a morir. Tenía ataques masivos en los que parecía que la cabeza me daba vueltas como a Linda Blair en El exorcista y me desplomaba. Recuerdo que una vez me desplomé en mi habitación y me encontraron -y es una maravilla que lo hicieran- y estaba azul. Me volvieron a poner en la cama, me reanimaron, se fueron y 30 minutos más tarde estaba de nuevo inhalando, ¿te lo imaginas?”.

Tuvieron que pasar 15 años para que Elton John decidiera finalmente comenzar su rehabilitación. Ni siquiera encontrar una clínica era fácil, pues todas las que visitaba le cerraban la puerta en la cara por tener “demasiadas adicciones”. Finalmente, un centro en Chicago lo aceptó y ahora comenzaría el verdadero problema: lidiar con la abstinencia. Contra todo pronóstico, Elton logró sobreponerse a sí mismo, y en 2020, cumplió 30 años de sobriedad.

“La vida de rock and roll, no es una vida normal. Te separas de la gente, te aíslas, es fácil perder tus valores y la autoestima. Llegó un punto en el que no sabía cómo hablar con alguien a no ser que hubiera esnifado cocaína. Nada me satisfacía. Tuve que cambiar porque estaba asustado. No quería morir enfadado y amargado y triste, y en eso me había convertido. Físicamente horrible, espiritualmente horrible… un vagabundo, un cerdo”.


Comentarios
Seguinos en Facebook
2024 - RADIO AMAMBAY 570 AM. Derechos Reservados / Política de Privacidad
HOSTIPAR Hosting y Streaming en Paraguay